Los grupos del Plan Diocesano de Evangelización han trabajado a lo largo del curso 2015-2016 con el claro objetivo de promover laconversión pastoral de la toda la diócesis de Madrid. Buscábamos dar respuesta a lo que el papa Francisco había planteado en su exhortación Evangelii gaudium 

 

En esta página os iremos comunicando aquellas iniciativas pastorales que se organicen en nuestra diócesis y que respondan a las propuestas que han hecho, hasta ahora, los grupos del PDE.

JueAbr05

Del comedor del Refugio al Bautismo en la Almudena

 

Daniel se bautizó en la Vigilia Pascual, tras conocer a los voluntarios del comedor de la Hermandad del Refugio

Paula, Daniel, Ana Carolina, Yasser, Martín, Sandra Faviola: los nombres de estas seis personas están inscritos en el reino de los cielos desde el sábado, cuando recibieron el Bautismo de manos del cardenal Osoro durante la vigilia pascual celebrada en la catedral de la Almudena.

Daniel, un mostoleño de 35 años, se encontraba algo nervioso, porque «nunca he estado en la catedral». A la Almudena llegó después de una vida «muy dura, que casi es mejor no recordar: muertes de personas cercanas, dificultades con mi familia, falta de trabajo…».

Daniel conoció a Blanca, su mujer, hace siete años, y ambos acuden desde algún tiempo a recibir la cena en el comedor de la Hermandad del Refugio, en la iglesia de San Antonio de los Alemanes. Allí llegaron por indicación de los servicios sociales del Ayuntamiento de la capital, porque Daniel no tiene trabajo y Blanca cobra una pensión por incapacidad pero apenas le da para vivir. Desde el Ayuntamiento les remitieron al comedor que la Hermandad del Refugio regenta desde hace ya casi cuatro siglos en la iglesia de San Antonio de los Alemanes, en la Corredera Baja de San Pablo, que ofrece la cena de lunes a sábado a más de 200 personas.

Al Refugio «al principio fuimos por los bocadillos y luego ya empezamos a caernos bien y empezamos a ir más a menudo. Ahora nos hemos hecho voluntarios y la verdad es que nos tratan como si fuéramos sus hijos. Nos tienen muchísimo cariño», explican.

Junto al resto de voluntarios, «colocamos los platos y cubiertos, limpiamos el comedor…, lo que sea. Y en la iglesia también hacemos lo que nos pidan, como hace poco, que trasladamos un Cristo enorme para hacer el vía crucis».

Allí conocieron también al rector de la iglesia, el sacerdote Carlos Nerón. Gracias a él «fui sabiendo un poco más de la religión y me decidí a dar el paso» de pedir el Bautismo, explica Daniel a Alfa y Omega. Sobre todo, destaca la relación con los hermanos y con el sacerdote, «el feeling y el buen rollo que tenemos. Nos quieren mucho y no quieren que nos vayamos. Y si algún día faltamos ya están preguntando qué nos ha pasado y por qué no hemos ido».

Ver más en Alfa y Omega

 

Rate this item
(0 votes)
Volver